El cuento de un hombre ciego.pdf

El cuento de un hombre ciego PDF

Junichiro Tanizaki

El cuento de un hombre ciego (1931) es un relato situado en el siglo XVII, después de la caída del castillo de Osaka (1615), cuando Tokugawa Ieyasu aplastó a los que se oponían a su nueva dinastía de shogunes. La narración se pone en boca de un anciano masajista ciego, una especie de trovador en la tradición medieval japonesa, al servicio de una noble dama, que rememora tiempos pasados ante un benévolo bebedor de sake, cliente de una de las posadas en las que los viajeros descansaban en el camino entre Edo y Kioto.Todos los acontecimientos que se relatan son hechos históricos protagonizados, entre otros, por Oda Nobunaga y su sucesor, Hideyoshi, los dos ambiciosos generales que consiguieron dominar a sus  rivales en las anárquicas guerras civiles del siglo XVI en Japón. Este libro, que trata el tema de la devoción ciega, como Retrato de Shunkin, es uno de los mejor logrados estilísticamente de Tanizaki.

El cuento de un hombre ciego (1931) es un relato situado en el siglo XVII, despu s de la ca da del castillo de Osaka (1615), cuando Tokugawa Ieyasu aplast a los que se opon an a su nueva dinast a de shogunes.

7.89 MB Tamaño del archivo
9788498413595 ISBN
El cuento de un hombre ciego.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.888-mayotte.yt o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Un ciego con luz Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

avatar
Mattio Mazios

El cuento de un hombre ciego (Mamoku Monogatari,1931) es un relato situado en el siglo XVI, en el que relevantes personajes históricos son vistos a través de los ojos del narrador, un masajista y músico ciego, el criado de una noble. El libro es, en esencia, otro Retrato de Shunkin, con el tema –literalmente- de la “devoción ciega”, repetido con exactitud.

avatar
Noe Schulzzo

Cuento Los seis ciegos y el elefante Qué temas puedes trabajar con la leyenda india El elefante y los seis ciegos. Utiliza esta fantástica leyenda con valores para reflexionar sobre todos estos temas: – Nadie es poseedor de la verdad absoluta.Se necesita humildad para reconocerlo. – … Cuento de un Hombre Ciego, El ¿Has leído este libro? ¿Lo has disfrutado? ¿Te gustaría debatir con otros lectores algún aspecto? Para ello ponemos a vuestra disposición esta herramienta, en la que podéis exponer y compartir vuestras opiniones sobre este libro.

avatar
Jason Statham

¿Curará Jesús al mendigo ciego? Y, si decide hacerlo, ¿cómo lo hará? Jesús escupe en la tierra y con la saliva hace barro, se lo unta al hombre en los ojos y le dice: “Ve a lavarte en el estanque de Siloam” (). Él obedece y, cuando se lava, recupera la vista.¡Piense en la alegría que siente el hombre …

avatar
Jessica Kolhmann

El hombre ciego podía correr para salvar su vida, pero no sabía hacia donde ir para alejarse de las llamas. El hombre cojo veía claramente el camino, pero con su pierna inválida era incapaz de irse lejos. En ese instante, ambos se dieron cuenta de que estaban en problemas … El cuento de los seis sabios ciegos y un elefante. Érase una vez seis sabios hombres que vivían en una pequeña aldea. Los seis eran ciegos. Un día, alguien llevó un elefante a la aldea. Ante tamaña situación, los seis hombres buscaron la manera de saber cómo era un elefante, ya que no lo podían ver. – Ya lo sé -dijo uno de ellos-.