Viaje a la antartida.pdf

Viaje a la antartida PDF

Leon Lasa

«Los límites. Viajar hacia los límites. Hacia los extremos de un mundo que se comprime día a día, que no sólo se hace más pequeño, sino que, además, se trueca todo él en una tierra conocida, previsible, donde la aventura es casi una quimera y la sorpresa algo que rara vez ocurre. Hace unos doscientos años las manchas blancas en los mapas terráqueos suponían casi la mitad de la superficie del globo. Hoy son inexistentes. Hemos llegado a los confines de nuestro planeta, a todas las rincones. No queda nada. Y aunque, como digo, no es posible ya la incertidumbre, la emoción, la tensión de lo desconocido, si es verdad que todavía restan lugares cuya mera evocación nos produce un atisbo de expectación, de pálpito: podría citar Siberia, o quizá Patagonia, o Kazajistán, puede que el Amazonas. También, la Antártida. Viajar a la Antártida había sido para mí, desde tiempo atrás, el sueño de muchas tardes, de muchos días de mirar a ninguna parte. Muchas jornadas en el MS Fram, un barco noruego de escaso tonelaje, moderno, y en el que podía viajar un número pequeño de turistas junto con algunos biólogos y científicos que daban a bordo charlas y conferencias, con un nombre tan ligado a la historia de los descubrimientos antárticos, sería el buque en el que, por fin, realizaría la deseada singladura. Suena la sirena. Destino: Península Antártica

Eso sí, afortunadamente, hoy para llegar a la Antártida no hay que jugarse el físico como hicieron Roald Amundsen o Robert Falcon Scott. La aventura de la lejanía, el frío extremo, los icebergs, avistar animales maravillosos, la oportunidad de cruzar el Círculo Polar Antártico, ver paisajes que parecen salir del período Cuaternario son, sin duda, algunos de los hitos de un viaje a la ... Turismo en la Antártida, información y notas de interés para planear su viajes a la Antártida: fotos, operadores turísticos en Argentina y Chile, cruceros, datos históricos de la región antártica

9.64 MB Tamaño del archivo
9788415338703 ISBN
Gratis PRECIO
Viaje a la antartida.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.888-mayotte.yt o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Este es el viaje ideal a la Antártida, el Gran Continente Blanco. Dependiendo de la fecha podremos elegir entre cruzar el mítico Paso de Drake navegando en ambas direcciones, o podremos hacer uno de los tramos en avión.

avatar
Mattio Mazios

20/04/2018

avatar
Noe Schulzzo

21/10/2014

avatar
Jason Statham

El sexto continente (o séptimo continente para los anglosajones), la Antártida, fue el último continente en el planeta en ser descubierto y explorado por el ... Comienzo de nuestra aventura antártica, con el vuelo desde Punta Arenas a la Base Frei en la Isla Rey Jorge (Islas Shetland del Sur), de dos horas de duración .

avatar
Jessica Kolhmann

El primer viaje turístico a la Antártida en 1958 a bordo del buque Les Eclaireurs, se registró en una película realizada por el Ministerio de Marina, con imágenes inéditas de la pequeña y agreste ciudad de Ushuaia, que ya por entonces se ufanaba de llamarse la más austral del mundo, del cruce del Estrecho de Drake y la llegada a la Antártida de los pasajeros, entre los que se ... En 1921 el explorador organizó un nuevo viaje a la Antártida con fines científicos, la Expedición Shackleton-Rowett, pero antes de que ésta llegara al continente helado, Ernest Shackleton sufrió un ataque al corazón y murió mientras su barco, el Quest, estaba amarrado en las islas Georgias del Sur. Fue enterrado allí por deseo de su esposa.